0,00 (0 items )

No products in the cart.

Algunos factores para escoger el vino

Una seña de distinción en actos sociales y eventos que se celebran en torno a una mesa es, sin duda, saber escoger el vino. Ahí van algunos trucos o factores que pueden ayudarnos a escoger entre una carta variada de vinos que nos harán quedar bien.

El color: Factor en principio de menor importancia, impera el orden estético: Los vinos blancos, ante un plato de mariscos color rosa y blanco, se muestran como el compañero ideal, así como los vinos tintos son muy apetitosos ante platos de carne roja -ternera, buey, etc.-.

escoger-vino

La acidez: Debe estar presente porque de no ser así, el vino dejará en los comensales la sensación de ser insípido o soso. Los platos sazonados suavemente, como suele ser el caso del pescado y el pollo al vapor o hervido, requieren un vino vivo y fresco para resaltar el sabor. Las salsas mantecosas o cremosas casan a la perfección con la acidez de vinos como los de Rias Baixas. Ante ensaladas muy aliñadas o pescados macerados con limón, es mejor el agua.

Tanino: Los tintos muy tánticos combinan mal con platos salados -mojama- o dulces, ya que aumenta el sabor amargo. Se evitarán los quesos azules -cabrales, picón, roquefort-, salsas de soja y los picantes. El equilibrio se mantiene perfecto cuando un vino tinto lo acompañamos de grasas como la charcutería, quesos curados de oveja o Brie. Las nueces y las castañas son ideales con los tintos jóvenes. Los blancos con crianza en barrica compaginan de maravilla con todo tipo de ahumados de pescado.

Cuerpo: Los vinos con mucho cuerpo poseen, por lo general, un alto grado alcohólico, por lo que los alimentos más indicados para maridar son los de alto contenido y contundencia en materia grasa.

Suavidad: Se debe tener en cuenta que el vino a catar sea más suave que el alimento elegido para su maridaje y, en este sentido, los más complicados para combinar son las carnes con salsa dulce. Un ejemplo práctico: los quesos azules con un vino de Montilla-Moriles oloroso dulce es una experiencia que no debemos dejar escapar.

Calidad: Los platos más rústicos, como las cazuelas o las empanadas, es bueno acompañarlos con vinos de a diario. Los mejores vinos solo necesitan un acompañamiento sencillo.

Related Posts

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *