0,00 (0 items )

No products in the cart.

Cata de vino: Fase táctil

En nuestro anterior artículo analizábamos la fase gustativa a la hora de realizar la cata de vino, cuando ya lo tenemos en boca. Pero he aquí que en esta fase entran también en liza las sensaciones táctiles y no solo las gustativas, para empezar, midiendo la temperatura del vino. Y por supuesto si es un vino sedoso o áspero.

cata-de-vino-tactilesDe hecho, el tacto ofrece al catador varios matices de información sobre el vino. La temperatura física -los grados a los que se encuentra el líquido- y la temperatura táctil o sensación seudotérmica que produce un vino derivada de su propia composición.

Un vino con la suficiente acidez sin pecar por exceso aporta sensación puede ser definido como un vino fresco. Por el contrario, si el vino es rico en alcohol, se le considera como un vino cálido o incluso ardiente, en el caso de que el nivel de alcohol sea excesiva. Es de sobra conocida la máxima de muchas cooperativas vinícolas en cuanto al grado de la uva, destinando a Moscatel la uva con demasiada graduación.

La mayor o menor suavidad del vino a su paso por boca confiere cualidades como suave, sedoso o aterciopelado a la hora de ser evaluado. En la parte negativa, el vino puede ser definido como áspero, astringente o duro.

El término ‘cuerpo’ aplicado a un vino en la cata también procede de la sensación táctil que produce en boca, dado que se percibe la mayor o menor densidad, que viene dada por el nivel de presencia de glicerina, colorantes y otros elementos análogos.

Related Posts

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *